Gardel vive muriéndose de la risa

  • Guillermo Zuluaga Ceballos

Resumen

Una vez pasó una señora con cinco muchachitos y se detuvo frente a las rejas de La Casa Gardeliana: —Niños, ahí vivió Carlos Gardel. Comenta Gustavo Rojas el dueño del Café Alaska. Y tiene claro cuándo lo oyó, pero nada les dijo: ¡Cómo desautorizaba a la señora! Es que Gardel es un mito.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.
Publicado
2018-05-21
Cómo citar
Zuluaga Ceballos, G. (2018). Gardel vive muriéndose de la risa. Boletín Memoria, (42), 1-66. Recuperado a partir de https://revistas.itm.edu.co/index.php/memoria/article/view/848